La quietud que suele imperar en el ámbito gremial durante el mes de enero apenas duró dos días hábiles: desde ayer la CGT está en estado de alerta por la noticia de que hubo despidos en ciertas industrias como la textil y el calzado como así también en el sector de seguros. A este hecho, tan grave en sí, se suma que en la mesa de Diálogo para la Producción y el Trabajo, de la que participan la Central obrera junto al Gobierno y los empresarios, se había acordado que no habría ni despidos ni suspensiones hasta marzo/abril, período en el que supuestamente la economía saldría a flote.

Hugo Benítez, secretario general de la Asociación Obrera Textil, confirmó a Clarín el despido de 72 trabajadores de la textilera brasilera Coteminas, radicada en Santiago del Estero, y alertó que “hay en carpeta el despido de otros 200 compañeros si el Gobierno no hace nada para frenar la importación, con el agravante que hay una fuerte recesión”. Y agregó un panorama similar en Alpargatas: “desde el 12 de diciembre que están 3500 trabajadores con suspensiones y nos enteramos que hay intenciones de cerrar la planta en San Luis”. En esta sede puntana trabajan alrededor de 120 empleados.

Lo cierto es que el gremio organizó para hoy hay una reunión en Buenos Aires con el CEO de Alpargatas para ver el horizonte de acción.

Desde el sindicato del Seguro emitieron un comunicado en el que informaron que a raíz del cierre de Interacción ART y Aseguradora Federal, en estos días finales de 2016, contabilizaron 700 despidos en un mercado de 32.000 trabajadores. Sobre esta última empresa el gremio denuncia que los despedidos ni siquiera cobrarán sus indemnizaciones sino que “deberán esperar la liquidación de activos vía judicial”. Responsabilizan del desmanejo financiero al dueño, Luis Dapero.

– ¿Qué pasó que no se cumplió el acuerdo de no despedir? preguntó Clarín a Carlos Acuña, uno de los secretarios generales de la CGT.

– La CGT está preocupada y ve al Gobierno hablando de bajar costos laborales y de que la economía va para arriba pero lo cierto es esto: que hay despidos y que la recesión no da tregua. Yo no entiendo cómo salen a decir que el ministro anterior (por Alfonso Prat Gay) hizo las cosas bien y se va; es un sinsentido.

– Entiendo que lo dice por las palabras de Nicolás Dujovne, el flamante ministro de Hacienda…

– Yo le diría que se preocupen por el tema que viene denunciando la CGT desde hace rato que es frenar las importaciones, de estimular el consumo y no hablar tanto de los costos laborales. Y también le digo que se tienen que preocupar por la plata que le siguen sacando a los trabajadores porque sigue habiendo aumentos de precios generando una inflación que superará los cálculos del Gobierno. Enumero algunos ejemplos de aumentos que ya se anunciaron: peajes, combustibles y prepagas.

Fuente: CLARIN.com